Cómo actuar ante un incendio en plena naturaleza

En época de verano, por las altas temperaturas, es más frecuente que escuchemos noticias relacionadas con incendios forestales. Los incendios en zonas arboladas por desgracia son un hecho bastante frecuente en nuestro país durante la época estival y por eso es importante saber cómo hacerles frente.

Hace un tiempo ya os comentamos en el blog ¿Qué hacer en caso de incendio? , pero en este ocasión, os queremos dar unas pautas básicas por si os encontraréis en plena naturaleza y presenciáis un incendio.

La información ante un incendio, del tipo que sea, es imprescindible para actuar de manera correcta y no correr ningún peligro.

¿Qué debemos hacer si nos encontramos con un incendio en el monte?

Llama a emergencias

El primer consejo que te damos es que llames al 112. Intenta mantener la calma y responde a las preguntas que te harán los profesionales a través del teléfono. Cuánta más información les facilites más fácil les resultará encontrar el lugar del incendio y poder actuar frente a él.

Observa la dirección del fuego y prevé una vía de escape

Es de vital importancia que después de observar la dirección del fuego, intentes encontrar una vía de escape en dirección opuesta al viento. Intenta huir por los laterales de la zona en la que te encuentres. Si hubiera, también puedes adentrarte en una zona ya quemada.

En la medida que puedas, aléjate del fuego siempre bajando pendientes, nunca subiendo. Evita entrar en zonas cerradas tipo cuevas o similares, puede suceder que se termine el oxígeno.

Si el foco es pequeño, trata de apagarlo

Si te ves capacitado, intenta apagar el fuego siempre y cuando sea pequeño. Puedes hacerlo echando agua, vertiendo tierra a la base del fuego o batiendo ramas sobre el mismo. Nunca uses ningún producto inflamable o líquido que no sea agua. Y recuerda que si el incendio está provocado por aceite, grasa o gasolina nunca debes usar agua para mitigarlo. Puedes consultar el artículo Cuando no utilizar agua en un incendio donde hablábamos de cuándo no utilizar agua en un incendio.

Si estás en zonas de humo, tápate la boca y nariz con un pañuelo húmedo

El humo de los incendios forestales puede lastimar los ojos, irritar el aparato respiratorio y empeorar enfermedades cardíacas y pulmonares, por lo que hay que tener mucha precaución. Si tienes ocasión, lo ideal es que te tapes la boca y la nariz con un pañuelo húmedo y que bebas mucha agua. Mantenerse hidratado te ayudará a encontrarte mejor si hay mucho humo en tu zona.

Y sobre todo mantén la calma. Sabemos que puede ser difícil, pero si conoces las pautas a llevar a cabo para escapar de un incendio y mantienes la calma, seguro que consigues huir sin el mayor problema.

¿Tienes dudas sobre el RIPCI?

Empresas, fábricas, comercios, comunidades de viviendas o instituciones deben cumplir el nuevo Reglamento de Instalaciones de Protección Contra Incendios.

 

Quiero resolver mis dudas

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No hay comentarios