Detectores autónomos de incendios en alojamientos turísticos

29 octubre 2020

Los detectores de incendios pueden salvar vidas, ya que su función es detectar la presencia de humo o gas nocivo en el interior de una vivienda. Existen diferentes tipos y según las necesidades del lugar donde se vaya a colocar deberemos elegir uno u otro. Siempre será imprescindible realizar esta elección con un profesional cualificado, que conozca el lugar y las necesidades de la instalación.

Los alojamientos turísticos (casas rurales, albergues y establecimientos turísticos) son sitios de alto riesgo, ya que al ser estancias de disfrute, los huéspedes suelen relajarse en las funciones de prevención y el número de incendios durante la noche es muy alto.

Por este motivo, y según establece la normativa actual, los elementos de prevención obligatorios en un alojamiento turístico son:

  • Extintores de 6kg de polvo: indicado para fuegos clase A, B Y C (fuegos con combustibles: sólidos, líquidos y por gas)
  • Detectores autónomos de humos.

Los detectores autónomos de humos o detectores de incendios, son un elemento imprescindible en una instalación contra incendios. Funcionan con pilas y su instalación es sencilla. Además el coste del aparato, como el mantenimiento del mismo no son excesivos, por lo que son un elemento a instalar en toda vivienda turística.

Una vez hemos tomado la decisión de instalar uno, deberemos tener en cuenta que no todos los sitios valen para su colocación. Lo primero que tendremos que hacer es leer las instrucciones, si no hacemos la instalación con un profesional cualificado.

Los detectores de humo, por normal general (aunque hay excepciones) deberán ir en el techo.

¿Cuántos protectores tengo que instalar?

Lo ideal será colocar un detector de humo en cada habitación. En el caso de no disponer de tantos, la mejor opción será colocar uno en cada piso (si los hubiera) y en las vías de escape.

En el caso de disponer de un solo detector de incendios, deberemos colocarlo entre los dormitorios y las zonas de más alto riesgo de incendios, como puede ser la cocina.

¿Dónde no colocar los detectores de humo?

Un truco fácil para saber dónde colocar los detectores es guiarse por las vías de escape del lugar.

Sin conocer la estancia donde se quieren poner los detectores de humo, es más fácil listar los lugares donde no hay que colocarlos, ya que independientemente de la zona a proteger hay ciertas normas que hay que cumplir sí o sí:

  • No colocar en baños o en lugares donde puede haber vapor o humedad.
  • No colocar en lugares donde la temperatura puede bajar mucho o subir mucho.
  • No colocar cerca de electrodomésticos como aires acondicionados.
  • No colocar en zonas de mucha ventilación o corrientes de aire.
  • No colocar en garajes, ya que la suciedad y los gases del tubo de escape podrían provocar falsas alarmas.

Una vez instalado, es importante activarlo y por supuesto, realizar comprobaciones regulares para comprobar que el aparato está en perfecto estado.

¿Te ha quedado alguna duda? Si es así, no dudes en ponerte en contacto con nosotros para aclararla. Al igual que si quieres que te enviemos un presupuesto personalizado para el análisis y colocación de detectores de humo en tu vivienda.

¿Tienes dudas sobre el RIPCI?

Empresas, fábricas, comercios, comunidades de viviendas o instituciones deben cumplir el nuevo Reglamento de Instalaciones de Protección Contra Incendios.

 

Quiero resolver mis dudas

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No hay comentarios