Evolución histórica de los sistemas de seguridad

Contamos con los más avanzados dispositivos y sistemas para proteger nuestros hogares. Abrimos y cerramos las casas con llaves únicas. Disponemos de mecanismos de comunicación que nos permiten saber, en todo momento, qué está ocurriendo en cada rincón del domicilio y, si es preciso, que nos contacten desde una centralita de forma inmediata ante la mínima sospecha de extraños merodeando por nuestra casa.

Este sentimiento de protección es un instinto que tenemos desde tiempos antiguos. Ya en la época  de la Europa medieval, los castillos disponían de fosos, puentes levadizos y recios muros que evitaban el acceso de intrusos al interior. Y, ¡ay de quién osara acercarse por allí!… Corría el peligro de ser disparado desde las aberturas del techo o de recibir una “agradable” bienvenida a base de aceite hirviendo o plomo fundido, que se vertía a los enemigos.

Mucho antes de que modernos mecanismos de detección de intrusos fueran instalados en los hogares, el sentido del oído tenía un papel fundamental. Así, en Japón construían sus casas con tablas de madera en el suelo, que, de acercarse extraños, chirriaban, alertando así sobre la presencia de posibles ladrones. En Tanzania, hace 1500 años se construían casas en las pendientes de las colinas, de manera que hubiera que pasar por encima de ellas, y, al escuchar pasos, se ganara tiempo para poder defenderse.

 

En cuanto al terreno de la protección de los enseres personales, nos tenemos que ir más atrás en el tiempo para encontrarnos con el primer candado de la historia; en concreto fueron los romanos quienes inventaron este útil objeto allá por el año 200 al 100 aC. Pero antes, en Oriente Próximo, Egipto y la antigua China, se habían desarrollado rudimentarias cerraduras construidas en madera. Hubo que esperar algunos siglos para que se encontraran los primeros candados de púas de primavera, que se hallaron en York, Inglaterra, en el asentamiento Jorvik Viking y que están fechados del año 850 dC. Precisamente fue durante esta época que se acuñó el término “candado”, ideado primigeniamente durante este periodo para mantener el ganado dentro de sus parcelas del prado. Y, mucho tiempo después, en los años veinte del siglo pasado, se encuentra el origen del candado de acero laminado que utilizamos actualmente.

Ya en la época colonial los sistemas se sofisticaron, dando lugar a la construcción de torres de vigilancia en algunas ciudades estadounidenses, que se colocaban en el centro de las urbes para que los centinelas pudieran advertir cualquier peligro y avisar a la población y cuerpos de seguridad haciendo sonar una campana de alarma. Algo que duró solo un tiempo, hasta que, durante un gran incendio declarado en Nueva York en 1835 , todos los centinelas hicieron sonar su campana, confundiendo a los bomberos, que no sabían dónde debían dirigirse. A partir de entonces, la seguridad de la ciudad se reorganizó, y por extensión, la de otros lugares del mundo, que siguieron el ejemplo.

Hoy hablamos de infinidad de tipos de sistemas de seguridad, con diferentes tecnologías, configuraciones y características. Escoger el más apropiado es cuestión de estudiar minuciosamente las necesidades concretas, el tipo de cliente, la clase de ubicación o el recinto a proteger.

Prodein, seguridad en todos los ámbitos

Más de cuatro décadas de trabajo en protección y sistemas contra incendios, videovigilancia, control de acceso y alarmas, nos permiten asesorarte para poner a tu disposición un completo servicio de seguridad integral adecuado para tus necesidades específicas.

Tanto si estás buscando un sistema de seguridad para proteger tu empresa o comercio, como si se trata de una industria o una comunidad de vecinos la demandante de nuestros servicios, contamos con una amplia gama de dispositivos para hacerte la vida más fácil. Sistemas antirrobo, alarmas, control de accesos, cámaras de vigilancia CCTV… Y, por supuesto, con la garantía de mantenimiento de los sistemas por parte de personal cualificado.

Tu seguridad en las mejores manos. No dudes en contactarnos.

Suscríbete a nuestra newsletter

Suscríbete ahora para recibir novedades en protección contra incendios y sistemas de seguridad.

 

Quiero la newsletter

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No hay comentarios