Nociones básicas sobre las puertas corta fuegos

¿Qué función tienen las puertas corta fuegos?

Las puertas cortafuegos, como bien indica su nombre, tienen la función de no dejar pasar el fuego. Este tipo de elementos se engloban dentro de los sistemas de protección pasiva contra un incendio.

La función principal por tanto, es la de evitar la propagación de los incendios y facilitar las labores de evacuación en caso de necesidad. Con la activación de las puertas cortafuegos, las estancias de un edificio se compartimentan y de esta manera, resulta más difícil la progresión del fuego.

Características principales

Dada la función principal que es la de separar las estancias de un edificio, es imprescindible que el cerramiento sea fácil y a su vez, que sea sencillo también la apertura para poder salir. Siempre, durante un incendio, deberán estar cerradas.

Normalmente, las puertas contra incendios suelen estar abiertas (sobre todo en centros comerciales, hospitales, etc.) y sujetas por un sistema electromagnético conectado a una central de incendios. En el momento de que se produzca un incendio, bien porque los detectores lo han detectado o porque algún usuario ha activado la alarma, los retenedores de las puertas harán que éstas se cierren automáticamente.

Las puertas cortafuegos deben cerrarse siempre autónomamente.

Es imprescindible que las puertas cortafuegos cumplan estos dos requisitos:

  • Aislamiento térmico.
  • Aislamiento de gases y humos.

Los materiales para su fabricación son variados, pero los que más abundan en el mercado, son de metal. El uso de un producto certificado es imprescindible, pero también es necesario otorgar la importancia que merece a la instalación, que debe hacerla siempre personal cualificado y conforme a la descripción de ensayo. Nunca se pueden usar sistemas de instalación no permitidos por el informe de ensayos y sus extensiones.

Mantenimiento de las puertas, imprescindible

Las puertas cortafuegos tienen un ciclo de vida útil de máximo 20 años. Es recomendable no agotar este plazo y de obligatoriedad cumplimento la realización de mantenimientos trimestrales.

La Asociación Española de Sociedades de Protección Contra Incendios fija realizar en el mantenimiento trimestral lo siguiente:

  • Revisión del estado de la puerta.
  • Revisión de los componentes fundamentales.
  • Revisión de la capacidad de autocierre.

La señalización es un elemento necesario que requiere también de mantenimiento. Por lo que cada 3 meses hay que revisar todos los medios y dispositivos de señalización.

Nuestro consejo, siempre, es consultar con una empresa experta en seguridad e incendios. Un correcto mantenimiento asegura una buena seguridad frente a una emergencia.

¿Tienes dudas sobre el RIPCI?

Empresas, fábricas, comercios, comunidades de viviendas o instituciones deben cumplir el nuevo Reglamento de Instalaciones de Protección Contra Incendios.

 

Quiero resolver mis dudas

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No hay comentarios