Prodein opina sobre la implantación del nuevo R.D. 513

El nuevo Reglamento de Instalaciones de Protección contra Incendios (RIPCI) está a punto de cumplir un año. El R.D. 513 entró en vigor el 12 de diciembre de 2017 y, a punto de finalizar el periodo de adaptación, hoy, desde Prodein, valoramos cómo se está llevando a cabo la implantación del nuevo R.D. 513 y la reacción general a esta nueva normativa en el entorno de la protección contra incendios. Juan Beorlegui, ingeniero técnico de Prodein y experto en protección contra incendios, nos ofrece su opinión profesional.

¿Cómo valorarías de forma general la implantación del nuevo R.D. 513?

Pienso que es un cambio de una magnitud importante, y creo que es necesaria formación e información de los agentes implicados. Informar de lo que supone el cambio, del porqué del cambio y sobre todo, de “quien debe hacer qué, cuándo y cómo”. Actualmente se observan numerosas dudas sobre algunos aspectos que el RD 513 no concreta y que deja la puerta abierta a la interpretación.

¿Qué aspectos están generando más dudas y cuales son aquellas preguntas que se están repitiendo?

Las dudas más frecuentes están relacionadas con las revisiones trimestrales (cuál es su alcance, quién debe hacerlas…), con las señalizaciones foto luminiscentes de los equipos y de las vías y salidas de evacuación (si no las tengo, ¿las tengo que poner ahora?) y con la vida útil de los detectores de incendio. En relación con este último tema, está claro que un detector de incendios instalado con posterioridad a la entrada en vigor del RD hay que sustituirlo después de los años de vida útil estipulados en él, porque es muy probable que ya no funcione como uno nuevo, pero ¿qué pasa con los detectores que ya están instalados y que tienen más de 10 años?

¿Cuál es a tu juicio, el gran cambio que aporta el R.D. 513?

Las novedades que contiene este Real Decreto, pretenden llevarnos por un camino en el que exista mayor control sobre las instalaciones y que, poco a poco, los elementos de protección contra incendios sean equipos más modernos y más eficaces. Pero como cualquier cambio de un proceso, supone un esfuerzo extra de todos los implicados en adaptarse a la nueva situación, desde la propia Administración, pasando por las empresas mantenedoras e instaladoras y llegando al titular de las instalaciones.

Este esfuerzo se hace patente, sobre todo, porque es necesario un cambio de mentalidad. Hasta ahora, el alcance de la responsabilidad derivada de mantener en buen estado las instalaciones de protección contra incendios no estaba siendo asumida correctamente por ninguno de los agentes implicados. Este es, a mi juicio, el gran cambio del Real Decreto.

¿Cuál es el gran reto de las empresas mantenedoras e instaladoras?

Las empresas mantenedoras e instaladoras tenemos una gran responsabilidad para que la implantación del RD llegue a buen puerto. Nuestros clientes agradecen nuestra opinión y se dejan guiar en muchos casos por lo que les aconsejamos. Por eso mismo, en los valores de cada empresa mantenedora está la clave. En mi opinión, se sustenta en los siguientes cuatro pilares:

  • Respeto: Tratar de escuchar atentamente al cliente para darle la mejor opción que satisfaga sus necesidades, sin imposiciones ni juicios de valor.
  • Integridad: Hacer lo correcto. Ser honestos. Aconsejar lo que de verdad necesita el cliente y no lo que nos venga mejor a nosotros, cumpliendo los estándares legales.
  • Excelencia: Actualmente, en este mercado tan competitivo, hacer el trabajo bien ya no es suficiente. Hay que aportar un plus: formar e informar al cliente de su instalación y en sus dudas, escucharle con atención y darle apoyo y un servicio rápido y eficaz… De esta manera se consigue establecer un vínculo de confianza.
  • Trabajo en equipo: ya no solo a nivel interno. Es imprescindible que para el cliente, seamos “uno más de su familia”.

¿Están las empresas actualizando sus sistemas y dispositivos para cumplir con la nueva normativa? ¿Qué consejo les darías a aquella empresa, entidad o comunidad que desee estar al día con el nuevo RD513?

Las empresas, en general, se están poniendo al día, si bien resulta en ocasiones complicado, sobre todo en aquellas empresas con instalaciones muy antiguas, cuya documentación no está actualizada o sencillamente no existe.

A aquellas empresas o comunidades que quieran ponerse al día, les recomendaría que realicen una consulta en el Departamento de Industria de su comunidad autónoma, donde les podrán asesorar sobre los pasos que deben realizar para actualizarse. Posteriormente, desde Prodein, nos ponemos a disposición de todos aquellos que necesiten asesoría técnica para poder cumplir y adecuarse a la nueva normativa.

¿Está generando algún tipo de reticencia la nueva normativa?

En mi opinión, más que reticencia, diría resignación. La mayoría de la gente lo está viendo como una nueva imposición que hay que cumplir y que, a la postre, les supondrá un nuevo coste para sus negocios, en vez de algo que aportará una mejora significativa para la seguridad de su establecimiento.

En tu opinión, ¿es una buena normativa? ¿Mejora situaciones problemáticas anteriores? ¿Qué echas en falta en esta nueva normativa?

La idea de fondo de que exista mayor control de los sistemas PCI me parece buena. Al fin y al cabo, se trata de la seguridad de todos. Sin embargo, echo de menos un poco de sentido común por parte de los poderes públicos y organismos de control, quienes deberían “personalizar” ciertos casos especiales, en vez de aplicar el “café para todos”. A veces, se observan situaciones ridículas con exigencias absurdas que poco aportan a la seguridad, salvo un coste innecesario para el propietario.

Pero aún más importante, también echo de menos una “cultura de la seguridad” en nuestra sociedad. Si no fuera obligatorio, la gente no se pondría el cinturón de seguridad en el coche, ni llevaría triángulos, ni chaleco reflectante. Ni colocaría a sus propios hijos con los sistemas de retención homologados. Se sigue hablando por el móvil mientras se conduce, pese a las cifras de accidentes mortales que nos llegan todos los días desde los medios de comunicación. Parece que es más importante la sanción que nos pueda caer, que nuestra propia seguridad.

Cada vez que veo a unos padres agarrar de la mano a su hijo y pasar la calzada con el semáforo de peatones en rojo aprovechando que no viene nadie, pienso en el mensaje que se le está dando a ese niño y en qué estamos contribuyendo todos para que mejore la visión de la seguridad de nuestros jóvenes.

Con los sistemas de seguridad contra incendios pasa lo mismo. Son muy pocas las personas que tienen un extintor en su casa, o en el coche… o que colocan un detector de humos que les avise de cualquier conato de incendio…. Sencillamente no se hace porque no es obligatorio. Reflexionemos: ¿la seguridad de nuestra casa y la educación en materia de seguridad de nuestros hijos, es responsabilidad del RD 513… o es nuestra?

 

¿Tienes dudas sobre el RIPCI?

Empresas, fábricas, comercios, comunidades de viviendas o instituciones deben cumplir el nuevo Reglamento de Instalaciones de Protección Contra Incendios.

 

Quiero resolver mis dudas

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No hay comentarios