Sistema de extinción automática en incendios para cocinas industriales

28 julio 2020

Velas, estufas, braseros y sobre todo sartenes son los orígenes de los principales incendios en los hogares. Un 60% de los incendios en hogares se genera en la cocina.

En el caso de las cocinas industriales, el riesgo de sufrir un incendio es igual o mayor. Según un estudio de National Fire Protección Association (NPFA) los incendios en las cocinas industriales se deben principalmente a la acumulación de grasas en los conductos y los aceites que se utilizan para realizar frituras.

Aunque el peligro existe por el uso frecuente de las cocinas y la generación continua de grasa, es relativamente fácil disponer de medidas de protección:

  • Limpieza periódica de todos los conductos y cocina en general.
  • Sistemas de extinción automática.
  • Extintores para fuego tipo K.

El Código Técnico de la Edificación en su Sección SI 4 indica que es obligatorio disponer de una instalación automática de extinción en: “cocinas en las que la potencia instalada exceda de 20 kW en uso Hospitalario o Residencial Público o de 50 kW en cualquier otro uso”.

¿Qué es la extinción automática?

Las instalaciones de extinción automáticas de incendios, tienen como objetivo proteger un área determinada, en este caso, la zona de cocina en restaurantes, cocinas de hospitales, bares, etc.

Estas instalaciones cuentan con un sistema de activación que puede ser manual o automático y que se pone en marcha en el primer momento que detecta que la temperatura ambiente (93ºC) excede de un cierto valor durante un tiempo suficiente.

De esta manera, se asegura la protección de la cocina sin necesidad de personal para la activación del sistema, funcionando 24 horas al día.

Tipos de extinción automática

Existen diferentes tipos de extinción automática:

  • Rociadores automáticos: en cuanto se detecta una subida de temperatura empiezan a soltar agua. Se activan por zonas, dependiendo de la necesidad que haya en ese momento. Hay que cambiarlos después de un incendio.
  • Agua nebulizada: Son similares a los rociadores. Son usados para proteger objetos de fácil inflamación.
  • Extinción por espuma: ideal para lugares con productos químicos.
  • Extinción por gas: son recomendables para cuando se necesita una extinción del incendio muy rápida y para cuando es imprescindible disminuir al máximo la prevención de los daños.

En el caso de las cocinas industriales, desde Prodein os recomendamos poner un sistema de descarga de solución acuosa para fuegos tipo “F” sobre la campana extractora y todos los fuegos. Estos sistemas están diseñados, evaluados y certificados según el nuevo Reglamento de Protección contra Incendios (RD 513/2017) y a acuerdo a la norma Un 23510.

Este sistema es de fácil montaje y mantenimiento y lo que es más importante, apaga el fuego y no permite que se vuelva a reiniciar. Además, es fácil de limpiar y no deja residuos peligrosos.

El sistema de prevención de incendios que se instale también deberá contar con una alarma acústica. No debemos olvidar, por supuesto, de disponer de extintores aptos para extinguir un fuego provocado por grasa.

Y siempre, para cualquier instalación e ideación de la misma, os recomendamos contar con un equipo de profesionales homologados y con conocimiento acreditado.

Hay un sistema de detección automática para cada cocina, consúltanos sin compromiso.

¿Tienes dudas sobre el RIPCI?

Empresas, fábricas, comercios, comunidades de viviendas o instituciones deben cumplir el nuevo Reglamento de Instalaciones de Protección Contra Incendios.

 

Quiero resolver mis dudas

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No hay comentarios